sábado, 13 de noviembre de 2010

El vértice saharaui

El primer post de este blog fue desde el Sahara, o más bien desde los campamentos de refugiados de Argelia, donde miles de saharauis - muchos de ellos con el antiguo DNI español - malviven en el medio de la nada.

Estos últimos días la actualidad que nos llega de esos paisajes territoriales y sociales es dramática, y precisamente hoy está convocada una manifestación en la antigua también capital del Sahara Occidental - Madrid - para expresar los sentimientos de rabia, indignación, tristeza y ansias de justicia que muchas persona albergamos al acercarnos a este conflicto olvidado.

Independientemente del cinismo de algunos "marchantes", la actitud de nuestro Gobierno en todo esto me parece bochornosa. Ya me parecía lamentable durante estos últimos años, pero es que esta semana ya es la decepción y desprecio más absoluto. ¿Cómo es posible que este Gobierno reaccione con balcuceos ante ataques directos a los Derechos Humanos? Si están confusos y no se creen lo que parece que está pasando en El Aaiún, pues vale, pero por favor... La expulsión de periodistas y la búsqueda y acoso a activistas es un hecho objetivo, denunciable y manifiestamente condenable.

¿Cómo es posible que se mantenga la cabeza baja? ¿Cómo se puede omitir la responsabilidad cuando la ONU sigue pidiendo todos los años a España un informe sobre el Sahara Occidental, dado que la cesión a Marruecos y Mauritania de 1975 es ilegal? ¿Cómo se puede firmar un acuerdo pesquero con Marruecos en aguas de las que, según la ONU, no se puede aprovechar la potencia ocupante, que por tanto está impedida de firmar dichos acuerdos? ¿Cómo nadie dice nada cuando se cierra la frontera a un europarlamentario? ¿A qué estamos jugando?

Y, sobre todo... ¿Por qué más de 100.000 personas siguen tiradas en medio del vacío desértico? ¿Sabe el Gobierno que personas con DNI o Carnet de Conducir español están en una estepa árida sin dignidad ni presente ni futuro? ¿Alguien me puede explicar por qué ellos si y yo no? ¿Quizá porque yo no tuve la suerte de nacer en África? ¿Quizá porque el mar es una frontera, en estos tiempos donde Internet las ha hecho anacrónicas? ¿Quizá porque el dinero ha destrozado el socialismo?

Hace casi un año estaba de nuevo por el Sahara, veniamos del campamento de Dajla, y en el camino nos encontramos con un pequeño bloque de piedra que nos llamó la atención. (al fondo de la foto).


Esta piedra no era otra cosa que un vértice geodésico, ¡en medio de la nada! No tenemos la seguridad de si era español o francés, dado que ambos estados tienen su IGN, pero según he leido en la prensa de la época, parece que es español. Aunque está situado en lo que hoy es Argelia, en los años 60 las fronteras estaban ligeramente desplazadas sobre las actuales.


La soledad del pequeño vértice me parece muy representativa de la situación del pequeño pueblo saharui. Al igual que el vértice, ellos fueron personas amparadas por una administración, por ciertos derechos - sno hay que olvidar que estábamos en una dictadura -, por una organización que asegura al menos la dignidad de poder vivir en paz y con esperanzas de futuro. Hoy, al igual que el vértice, son olvidados y abandonados por casi todos.

Al menos el vértice es inerte. No así las personas...

¿A dónde irá ahora el Sahara? ¿Qué dirección escoger cuando tienes a tu alrededor todos los puntos cardinales, todos los rumbos, y ninguno te lleva a tu destino?

1 comentario:

Nacho Uve dijo...

¿No tendréis la coordenada exacta para completar la red geodésica, no? http://blog-idee.blogspot.com/2010/10/la-red-geodesica.html