domingo, 16 de agosto de 2009

Historias de bicis

No es Galicia una región donde la bici brille por su uso. Al menos, no demasiado. Están lejos realidades como la holandesa o la danesa, donde da gusto usar la bici como vehículo de transporte en las ciudades. Desde hace unos meses el INEGA, Instituto Energético de Galicia, está firmando convenios con la Xunta de Galicia (ignoro con qué departamento tras la variopinta distribución de competencias del actual gobierno) y con las principales ciudades gallegas para la puesta a punto de un servicio de alquiler de bicicletas, con el objetivo de promover su uso.

Hasta el momento - que yo sepa - hay 6 ciudades con servicio de alquiler de bicis: A Coruña, Ferrol, Lugo, Ourense, Pontevedra y Vilagarcía. Las iniciativas han tenido desigual éxito, siendo Pontevedra la urbe donde creo que ha tenido la mejor acogida. Cierto es que lo tiene facil gracias a su morfología urbana.

Atendiendo a las webs de cada una de las iniciativas, también podemos ver el interés que cada administración le ha puesto al proyecto. La de Pontevedra está bien, y tiene mapa propio. La de A Coruña, Ferrol y Vilagarcía, regular, y echan mano de Google. La de Ourense, es muy deficiente (de hecho no hay mapa como tal). La de Lugo no la encontré. Aquí van algunas capturas, porque ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras:


















Entiendo que todas estas iniciativas están bien, y espero que sean positivas, pero tengo sensaciones contradictorias al respecto. Pienso que se han hecho las cosas sin demasiada reflexión.
  • Primero, no entiendo que tengan horarios para coger las bicis. Por la noche no se puede alquilar. ¿Alguien puede explicarme la lógica? Es que no se la veo por ningún lado, dado que todo el servicio es automático.
  • Todos los servicios requieren inscripción previa, con papeleo asociado. No me parece muy cómodo para los visitantes ocasionales o turistas. Me parece un atraso en los tiempos que corren.
  • Los espacios para coger las bicis son escasos.
  • Limitan el uso a pocas horas, generalmente dos. Si hubiera muchas estaciones lo puedo entender, pero no es el caso. Así pues, nadie puede irse a pasar una tarde en la playa con una bici de este servicio.
  • Falta de coordinación con municipios vecinos. Esto ya es un clásico en Galicia (otro día tocará el tema de los buses). Por ejemplo, A Corúña y Oleiros serían un buen complemento para el servicio, pudiendo coger una bici en María Pita con destino Santa Cristina.
  • En el caso de A Coruña, es buena idea que para el servicio se use la tarjeta Millenium. Por lo menos así se evita la multiplicidad de tarjetas.

Y como gran crítica, se han creado estos servicios en ciudades que jamás se han pensado para bicicletas, lo cual supone una gran paradoja. Las urbes gallegas están en general mal diseñadas, porque muchos de sus barrios han brotado sin orden ni concierto alguno en las décadas de los 70 y 80. El coche es amo y señor en muchas de ellas, y los conductores de coches no tienen el menor respeto al ocasional ciclista.

Los carriles bici brillan por su ausencia, claro que no estoy seguro de que sean necesarios. Hace tiempo la intuición me decía que son un adelanto, pero tras seguir el debate abierto sobre su conveniencia o no, tengo dudas.

La clave puede ser un rediseño más de fondo de las ciudades. A Coruña es un ejemplo de ciudad ahogada por los coches. Es casi imposible andar 10 minutos sin pasar por 10 pasos de cebra. Las aceras son en general estrechas, los aparcamientos excesivos y sólo algunas zonas muy concretas - las turísticas - se salvan de la inhumanización urbana. Es cierto que las cosas van mejorando los últimos años, pero queda mucho que avanzar. Pontevedra es el ejemplo contrario, la regeneración urbana ha propiciado un modelo más humano.

Mientras Galicia avanza en una mejor integración de la bici en sus ciudades, me quedo con una bonita estampa de hace años, en Holanda...


8 comentarios:

Nacho Uve dijo...

Sólo digo:
"Sí señor!!!!"... "Es verdad!!!"

adrian dijo...

Genial este post!!

Lara dijo...

que bueno el post... y la foto! que buenos recuerdos me traen esas estampas bicicleteras por holanda y flandes....

Pablo Sanxiao dijo...

Parece como si desde el ayuntamiento se hubiesen leído tu post, a ver si se cumple lo que dicen...

http://www.laopinioncoruna.es/coruna-metro/2009/08/21/coruna--metro-servicio-alquiler-bicicletas-crecera-cinco-paradas-cien-vehiculos/313108.html

Anxo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anxo dijo...

Que conste que en Santiago tamén contamos con préstamo de bicis.
www.combici.com
Eso sí, coas mesmas deficiencias: escaso puntos, escasos tramos de carrís bici, horarios ridiculos (en inverno ata as 18:00h!), ordenación(na zona vella por exemplo está prohibido a circulación de bicis), tramitación excesiva para obter a tarxeta... Creo que deberían tomar esto cun pouco máis de seriedade se queren conseguir máis obxetivos que a mera publicidade institucional.

Gonzalo Martínez Crespo dijo...

Ei, gracias por el apunte de Santiago! Sabía que estaba en tramitación, al igual que Vigo, pero pensé que aún no estaba en servicio.

Tenía esperanzas de que Santiago mejorase las condiciones, pero veo que todo lo contrario. Ni siquiera la página web está a la altura.

Sabelota dijo...

Buenas, yo solo puedo aportar en funcion de lo que he visto en Barcelona. Aquí el numero de estaciones tambien fue excaso al principio y ha ido creciendo en función de la demanda, creo que eso está bien, aunque al inicio sea una putada. La otra opción es llenar la ciudad de estaciones y despues comprobar que no se usan.
En cuanto a la limitación del tiempo, que aquí es la misma, 2 horas, viene dada porque no es un servicio que esté pensado para hacerse paseos turísticos con ellas, sino que está pensado como un servicio que complementa al resto de transportes públicos, coges una para hacer el desplazamiento que quieras y la devuelves, y para volver ya te cogerás otra.
Por lo que se ha visto aquí a la larga el problema se centra en como mantener correctamente el servicio, que haya siempre bicis en todas las estaciones y que tambien haya sitio para dejarla. Yo dejé de usarlo para venir a trabajar porque nunca encontraba bici para bajar hasta la oficina y por la contra el día que la encontraba no tenía sitio para aparcarla. Ademas de los problemas que da el deterioro de las bicis: pinchazos, frenos que no funcionan...
Aun así mientras que en Galicia no se haga una apuesta mas fuerte por los carriles bici y por la cultura de la bici, es dificil que el invento tenga exito.